Cuidados de un tatuaje recién hecho

por | julio 17, 2018
Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Cuidados de un tatuaje recién hecho

¿Te vas a hacer un tatuaje y te gustaría conocer qué pasos debes seguir para mantenerlo cuidado y en el mejor estado posible? A continuación te presentamos algunos consejos y recomendaciones para cuidar un tatuaje recién hecho.

Cuidados básicos para un tatuaje recién hecho

En primer lugar resulta básico que elijas siempre para tatuarte estudios de calidad y tatuadores profesionales que te vayan a garantizar los mejores resultados posibles. A partir de aquí debes saber que una vez sales del estudio la responsabilidad de que tu tatuaje quede bien es totalmente tuya y depende del proceso de curación. Tienes que proteger el tatuaje de rozaduras, microbios e infecciones y a continuación te explicamos cómo hacerlo.

Cuando termine de tatuarte el tatuador limpiará la herida y la desinfectará. Es normal que la piel esté hinchada y roja con lo que normalmente te pondrán vaselina y crema (como por ejemplo Bepanthol), que te calmará y ayudará al tatuaje a cicatrizar. Recomendamos utilizar siempre productos especialmente preparados para curar este tipo de heridas, es decir, cremas para la cicatrización de un tatuaje. Cuando termine de aplicarte la crema te cubrirá el tatuaje con un plástico que deberás retirar unas cuatro horas después para que la herida abierta pueda respirar. En este punto haz especial caso de las recomendaciones concretas del tatuador.

A partir de aquí, si quieres evitar tatuajes infectados tendrás que lavar tu tatuaje de forma regular con agua y jabón suave o neutro para eliminar residuos. Procura que sea un jabón que no dañe tu piel y después de esto aplica la crema dejándola actuar hasta que se seque. Al menos deberías limpiar el tatuaje con agua y jabón y aplicarte la crema unas tres veces al día si quieres que tu tatuaje cicatrice bien y quede realmente bonito y definido.

No te recomendamos utilizar vaselina o aceites porque no dejan transpirar bien a tu piel, con lavar la herida y aplicar la crema tres veces al día durante una semana será suficiente. A partir de aquí podrás reducir las aplicaciones de crema a una vez al día hasta que el tatuaje esté totalmente curado.

A la hora de lavar el tatuaje te recomendamos siempre agua fría o en su defecto tibia y un jabón neutro que no irrite para nada tu piel. Tras cada lavado te recomendamos que te apliques el Bepanthol o la crema cicatrizante que hayas elegido siendo muy importante que el tatuaje nunca quede seco del todo. Si notas que la piel te estira o te pica debes volver a lavarlo y aplicarte la crema de inmediato para evitar cualquier tipo de problema o complicación en tu piel.

Asimismo, mientras el tatuaje se está curando debes tener muchísimo cuidado para no contraer ningún tipo de infección. Lo mejor que puedes hacer es no bañarte en piscinas y por supuesto tampoco en el mar durante el proceso de curación. También debes evitar la exposición al sol porque puede resultar perjudicial para la curación y ni en broma se te ocurra broncearte de ninguna forma hasta que el tatuaje no haya cicatrizado. Asimismo, el sol es un gran enemigo para tu tatuaje y hace que tu piel envejezca mucho más rápidamente con lo que tu tatuaje desaparecerá rápidamente. También te recomendamos que no hagas deporte excesivo durante la primera semana, ya que tanto la sudoración como los deportes de contacto pueden resultar perjudiciales para la correcta curación del tatuaje. Asimismo, te recomendamos también que no utilices prendas que te rocen en la zona del tatuaje porque puedes terminar irritando la zona ya que debes recordar que se trata de una herida abierta que tienes que conseguir curar.

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest