Ortopedia dentofacial, guía básica

por | Noviembre 13, 2017
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Ortopedia dentofacial, guía básica

La ortodoncia es uno de los tratamientos más demandados por los pacientes que visitan al dentista con el fin de poder disfrutar de una buena salud dental. Esto es debido a que se ha demostrado que este tratamiento es la mejor solución para poner fin a los problemas de salud bucal y de estética. Ten en cuenta que a través de la ortodoncia podrás corregir la posición de todas las piezas bucales, de aquí que tu salud dental mejorará a la vez que tu estética también lo hará de igual manera.

Diferencias de la ortopedia dentofacial y la ortodoncia

La ortopedia dentofacial está centrado en el desarrollo facial y es muy habitual que las personas la confundan con la ortodoncia.

La diferencia principal es que la ortodoncia se centra en posicionar de manera adecuada los dientes, mientras que la ortopedia dentofacial es la encargada de poder guiar correctamente el crecimiento facial. Eso sí, este tipo de tratamiento solo puede realizarse cuando el paciente es niño o adolescente, mientras que la ortopedia puede realizarse a cualquier edad.

En ambos casos los aparatos que usan los odontólogos son similares, aunque en la opción de la ortopedia dentofacial en ocasiones se usan aparatos removibles y fijos, cosa que no sucede en la ortopedia tradicional. Eso sí, este tipo de aparatos son usados dependiendo del problema que presente el paciente. Pero si nos fijamos, podemos ver como los brackets son los aparatos más usados en la ortopedia dentofacial, a pesar de que son muy conocidos porque se usan en la ortodoncia. Por otra parte suele ser muy común que ambos tratamientos se combinen como leemos en esta clínica especializada de Granada. Estos tratamientos se unen con el fin de corregir la posición de los dientes, a la vez que se corrigen las anomalías que se pueden producir en la estructura ósea facial.

Como hemos comentado anteriormente, el tratamiento de ortopedia dentofacial siempre debe ser realizado cuando la persona es joven. Es por ello por lo que los odontólogos recomiendan a sus pacientes disfrutar de este tratamiento entre los 4 y los 12 años. Esto se debe a que a esa edad la estructura facial se está desarrollando, por lo que es el momento de estructurarla para que todo se desarrolle de manera adecuada. Gracias a esto, la persona tratada evitará tener problemas futuros en la edad adulta, los cuales en ocasiones pueden comprometer su salud. De esta manera, si tienes un hijo que puede tener este tipo de problema, lo mejor es que comiences a tratarlo lo antes posible por su bien futuro.

Principales claves de la ortopedia dentofacial

Antes de mostrar las claves, quiero dejar claro que el tratamiento no es igual para todos los pacientes, de aquí que dependiendo del problema, el tratamiento deberá ser uno u otro. Pero en todos los casos el paciente podrá ver como su problema se resuelve.

Para comenzar no podemos mostrar una duración de la ortopedia dentofacial. La duración dependerá de manera directa de la estructura facial del paciente que va a ser tratado y el desarrollo óseo que tenga. Por este motivo, el paciente tendrá que realizar el tratamiento hasta que el odontólogo indique que todo está correcto y por ello el paciente no tiene que volver al dentista para solucionar ese problema. Esto puede durar un año o varios.

Los resultados de la ortopedia dentofacial suelen ser muy buenos en la gran mayoría de casos. Para conseguir que el éxito del tratamiento sea el adecuado, es muy importante que el paciente tenga una buena higiene bucal durante la duración del mismo. Para conseguirlo, el odontólogo dará las pautas al niño que se está sometiendo al tratamiento para que se lave de manera correcta los dientes. Además examinará dicha higiene bucal cada cierto tiempo para asegurarse que la misma es la adecuada y no hay problemas por ese aspecto.

No olvides que la ortopedia dentofacial en ocasiones puede ir acompañada de la ortodoncia si el desarrollo de los dientes no es el adecuado. Si el odontólogo propone el doble tratamiento, es importante aceptar con el fin de evitar que luego tu hijo no tenga que someterse a la ortodoncia. Así conseguirá tener una dentadura perfecta en un solo tratamiento. Además, se ha demostrado que ambos tratamientos se ayudan el uno al otro, de aquí que la duración en muchas ocasiones se reduzca.

En cuanto al coste de la ortopedia dentofacial, el mismo puede variar mucho de un paciente a otro. El precio final dependerá de manera directa de la anomalía que el paciente tenga. Cuanto más complicado sea el problema, más caro será el tratamiento. Por este motivo es importante solicitar presupuesto y quedarse con la opción que más interese, tanto por calidad como por precio. Y es que lo más barato no siempre es la mejor opción cuando estamos hablando de la salud del pequeño.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest