Para qué sirve el agua micelar

por | Enero 20, 2017
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

En sus comienzos, el agua micelar fue utilizada como remedio eficaz para tratar la psoriasis y la dermatitis atópica. Hoy en día, se trata de un cosmético imprescindible para mantener nuestra piel en óptimo estado. Si aún no conoces las increíbles propiedades del agua micelar, estás a punto de descubrirlas. Además, te enseñamos a producirla de manera casera y con ingredientes sencillos. Únete a la última tendencia de la moda y apuesta por tu salud con el agua micelar. Mira cómo puedes hacerlo.

Qué es el agua micelar

El agua micelar es un producto eficaz para disolver compuestos insolubles de la piel. Básicamente, las micelas contenidas son capaces de remover el maquillaje de tu rostro de manera natural (no contiene parabenos ni perfumes), por lo que no sólo reduce el tiempo que dedicas a eliminar tu maquillaje antes de dormir, sino que te permite hacerlo de manera más sencilla, y sin necesidad de aclarar o frotar la piel.

En conclusión, el agua micelar es el modo más natural y saludable con el que cuentas para dotar a tu rostro de una mayor suavidad, y al ser hipoalergénico, está indicado para todo tipo de pieles. Evidentemente, el agua micelar es más que un producto desmaquillante, es un remedio infalible para potenciar tu higiene y tu belleza cutánea. Accesible, práctico, no existen excusas para no usar agua micelar en tus rutinas de belleza diaria.

Para qué sirve el agua micelar

El agua micelar, en pocas palabras, sirve para eliminar el maquillaje y remover cualquier impureza que permanezca en tu rostro. Gracias a que no es necesario frotar la piel como se ha realiza tradicionalmente, el agua micelar también es útil para mantenernos alejadas de posibles irritaciones, además de que alisa la piel y le otorga un aspecto más sedoso.

En otras palabras, el principio magnético de las micelas, tiene la capacidad de atraer los elementos grasos de tu piel y cualquier residuo (incluso el waterproof), al tiempo que evita la humedad y promueve una piel más hidratada.

Con el agua micelar, no es necesario recurrir al uso de geles, espumas o leche limpiadora, ya que es muy fácil desmaquillar tu rostro, mantenerlo limpio en todo momento, e incluso, muchas personas encuentran en el agua micelar un remedio antienvejecimiento efectivo. Para evitar la obstrucción de los poros, regenerar y cuidar la piel, y mantenerla libre de impurezas, el agua micelar es un “must-have” de tu arsenal cosmético.

Propiedades del agua micelar

Las micelas contenidas en el agua micelar, tienen la propiedad de solubilizar ciertas moléculas, como las grasas, a través de cadenas hidrocarbonadas. En otras palabras, pensemos en el agua micelar como un potente imán capaz de atraer y retener partículas y residuos microscópicos que se alojan en nuestro rostro, o contenidos en el maquillaje habitual que nos aplicamos.

A su vez, el agua micelar no atrofia la protección natural de nuestra dermis, por lo que resulta un limpiador facial excelente, cuyo uso continuado no ofrece contraindicación alguna. De hecho, las propiedades del agua micelar hacen que sea un producto universal, recomendado incluso para pieles sensibles. Por otra parte, el agua micelar contiene propiedades hipoalergénicas, ya que su composición se encuentra libre de fragancias, alcohol u otros elementos irritables.

Al ser también un producto capaz de limpiar, tonificar e hidratar la piel al mismo tiempo, el agua micelar también puede resultar muy económica, y si apuntamos a sus propiedades saludables para nuestro rostro, es válido decir que, al no requerir de aclarado ni frotado, y el hecho de ser un producto natural, nos ofrece todas las garantías en este sentido.

Qué componentes lleva el agua micelar

El agua micelar se compone de glicerina y agentes tensio-activos no iónicos. Según el tipo de piel para la que se utilice, este producto puede contener además, otros componentes. Al mencionar la palabra “tensio-activo”, muchas personas pueden deducir que el agua micelar funciona como un detergente, y esto es así hasta cierto punto, ya que, a diferencia de los jabones regulares, este producto funciona con cantidades saponificas inofensivas para nuestra piel, lo que permite limpiarla sin atentar contra nuestra salud.

Además de la glicerina, el agua micelar también contiene polisacáridos, así como propiedades mineralizantes. De manera opcional, el agua micelar puede también incluir pequeñas concentraciones de aceite de almendras dulces, útil para alisar la piel y revitalizarla; aceite de ricino, un suavizante natural que protege la piel y evita la evaporación de la humedad; extracto de miel, que le otorga un frescor agradable a nuestro rostro; y finalmente, hidrosol de lavanda, regenerador excelente que previene incluso la irritación de la piel.

Cómo usar el agua micelar

Los expertos recomiendan emplear el agua micelar en el horario de la mañana, tan pronto como nos levantemos de la cama. Para comenzar a utilizarla, basta con remojar un disco de algodón y repasar nuestro rostro (sin arrastrar) con ligeros toques.

Primeramente, nos enfocaremos en el área de los ojos y las pestañas. Descendemos desde la raíz hasta las puntas de nuestras pestañas, para luego trasladarnos hacia la región de los labios. Aquí partiremos de la comisura de los labios hasta la región central de la boca. Repetimos el procedimiento en el lado contrario y terminamos en la frente, donde ejecutaremos movimientos suaves y circulares repasando luego las mejillas y la barbilla. Finalmente, toca el turno de eliminar las impurezas en la nariz y el cuello.

El hecho de emplear el agua micelar en las mañanas se debe a que es el horario indicado para remover las partículas de sebo que se originan en la noche, tras lo cual podremos aplicar el maquillaje con más facilidad y de manera saludable. A lo largo del día, es también recomendable utilizar el agua micelar, especialmente tras una sesión de ejercicios físicos, o al finalizar la jornada laboral. De este modo, nuestra piel se mostrará más fresca y reluciente.

En la noche, a la hora de remover el maquillaje, es otro de los momentos donde el agua micelar muestra sus mejores dotes. Además, se trata de un producto que podremos utilizar a diario, y combinar con nuestras cremas hidratantes habituales sin ningún problema.

Cómo preparar agua micelar casera

Para preparar tu propia agua micelar en casa, solamente necesitarás 90 ml de agua purificada (puedes mezclarla además con agua de rosas), 6 ml de glicerina vegetal (opcional), 1 ml de tensioactivo suave, y 3 ml de jabón líquido de limpieza para bebés de tipo neutro. Eso es todo. Ahora basta con que mezcles los ingredientes a temperatura ambiente y de manera suave (no remuevas bruscamente).

Adicionalmente, algunas personas gustan de agregar aceite de ricino a la receta, especialmente si utilizarás tu agua micelar para remover maquillajes muy fuertes. Si lo haces de esta manera, no necesitarás el jabón líquido para bebés. De igual modo, si posees una piel seca, es recomendable que añadas unas gotas de aceite de rosa mosqueta, y si desea potenciar aún más el efecto de tu agua micelar, añádele unas gotas de vitamina E para contar con un producto antienvejecimiento muy eficaz.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest