Cómo maquillarte para una boda o un evento especial

por | Enero 18, 2017
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Hoy en día, las cremas y maquillajes son un clásico que cualquier mujer domina, en mayor o menor medida. Todas sabemos qué sombra de ojos nos favorece más, qué tipo de colorete se adapta mejor a nuestro tono de piel o cuál es nuestro color preferido de labial.

Todos estos factores son bastante fáciles de controlar, al menos de forma básica; sin embargo, cuando tenemos que hacer un maquillaje especial para una ocasión en concreto suelen asaltarnos las dudas.

Hoy queremos enseñaros varios tipos de cremas y maquillajes “básicos” para ocasiones especiales a los que podréis acudir siempre que tengáis una cita importante, un evento o una celebración especial, como puede ser una boda o una reunión o cena de empresa.

Evento de día

Para un evento que se lleve a cabo por la mañana o a primera hora de la tarde, lo más normal es acudir a tonos delicados y naturales, que no destaquen demasiado.

Tonos nude

Los tonos nude suelen ser los más naturales de todos: beige, melocotón, marrones… Los tonos que se asemejen a nuestra tonalidad de piel son los acertados, sin duda. Si sois muy morenas de piel, por ejemplo, podéis tirar más por los marrones, combinando tonos oscuros y claros en los ojos, en el colorete o en el maquillaje.

Tonos rosas

Los tonos de maquillaje en rosa, suelen ser los más favorecedores para chicas que tengan la piel muy clara. Potencian la belleza de la piel y hacen que consigamos un look marcado pero sin extremismos. Los tonos rosados en piel, párpados y labios son un acierto total para cualquier evento de día.

Tonos dorados

Los dorados son un clásico ya, una tendencia maravillosa que ha llegado para quedarse. En párpados e incluso en maquillaje, aportan muchísima luminosidad, tanto en los ojos como en la cara, por lo que son perfectos para cuando queremos llevar un maquillaje natural, pero que destaque.

Evento de noche

En un evento nocturno o de tarde, los maquillajes toman protagonismo y estas ocasiones nos dan más pie a realizar maquillajes más elaborados y que llamen más la atención.

Ahumados

Los ahumados son, claramente, los reyes de la noche. Es cierto que siempre se deben combinar con tonos de labios más discretos, ya que lo que buscamos es darle protagonismo a la mirada. Un ejemplo para hacer un maquillaje ahumado, sería combinar negros, grises y plateados en los párpados y mucha máscara de pestañas.

El protagonismo de los labios

Si nuestro look en la ropa nos pide unos labios rojos, morados o de cualquier tono oscuro y llamativo, lo mejor será que nos centremos en los labios. Así, pondremos el color de labial más fuerte y en los ojos llevaremos a cabo un maquillaje mucho más sencillo y natural.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest