¿Qué es la cavitación y para qué sirve?

por | Enero 12, 2017
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

¿Qué es la cavitación y para qué sirve?

Según los estudios, un 95% de las mujeres tras la pubertad experimentan cierto grado de celulitis en su organismo, una patología relacionada con los procesos hormonales propios del sexo femenino. Como consecuencia de esta patología, la grasa sólida acumulada en forma de nódulos sobre algunas zonas como las piernas y los glúteos, no puede ser eliminada a través del ejercicio físico, por lo que surge la necesidad de acudir a otros tratamientos como la cavitación ultrasónica. Si posees celulitis en tu cuerpo y quieres eliminarla del mejor modo, las siguientes líneas te resultarán muy interesantes.

Primero que todo, ¿Qué es la cavitación?

Como su nombre lo indica, la cavitación ultrasónica es un procedimiento no invasivo, que permite tratar la acumulación de tejido adiposo a través de la emisión de ultrasonidos. Esta aplicación toma lugar en las capas superficiales de la piel, alternando distintos grados de presión que estimulan el líquido intersticial graso.

Como consecuencia de lo anterior, se logran conformar pequeñas cavidades conocidas como microburbujas, donde se destruyen las células adiposas y se logra transformar la grasa sólida hacia un estado líquido, siendo de este modo mucho más fácil de eliminar a través de la orina y los procesos naturales del sistema linfático.

Contrario a lo que muchas personas pueden suponer, la cavitación ultrasónica (popularmente conocida como cavitación estética) no constituye una vía para adelgazar, ya que trabaja sobre zonas de grasa localizadas en el cuerpo, y que no pueden eliminarse a través de las dietas y los ejercicios físicos.

Para alcanzar mayores resultados, se requiere que la persona se encuentre cerca de su peso ideal.

¿Es dolorosa la cavitación?

En lo absoluto. Además de ser totalmente indolora, esta técnica tampoco es invasiva, si bien los pacientes apenas experimentan una ligera sensación de hormigueo, provocada por las corrientes de electroporación propias de este tratamiento.

Del mismo modo, la zona corporal trabajada por la cavitación puede mostrarse algo enrojecida al concluir el tratamiento, en parte debido al calor generado por la luz. Aun así, este síntoma no causa dolor alguno y puede ser tolerado por cualquier persona. Evidentemente, las sensaciones podrán variar entre una persona y otra, sobre todo en dependencia de la intensidad del tratamiento.

En algunos casos, los pacientes aseguran experimentar un zumbido en los oídos durante la sesión de cavitación.

¿Para qué sirve la cavitación?

Como podemos ver en este portal especializado en cavitación, se trata de un tratamiento enfocado a la eliminación de la celulitis estética del organismo. Cuando se combinan sus efectos con otras técnicas como la presoterapia, este tratamiento puede aportarnos una reducción considerable del volumen de nuestro cuerpo, ya que no sólo es capaz de eliminar la acumulación de grasa sólida, sino que permite también tonificar la piel y combatir la flacidez cutánea. Para mejores resultados, los especialistas médicos recomiendan poner en práctica una dieta responsable y saludable, además de una práctica habitual de ejercicios físicos.

¿Cómo son las sesiones de cavitación?

Generalmente, la sesión de cavitación se divide en dos etapas. Durante la primera de ellas, se trabajará mediante ultrasonidos, aquella zona del cuerpo donde la acumulación de grasa es mayor. La emisión ultrasónica del aparato de cavitación no debe ser aplicada durante más de 35 minutos, siendo lo habitual un tiempo promedio de 25 minutos. Además, deberá trabajarse una sola zona del cuerpo en cada sesión. Posteriormente, se procederá a aplicar un tratamiento de presoterapia, para duplicar el efecto de eliminación de grasas.

¿Cuántas sesiones requiere la cavitación?

El número de sesiones estará en dependencia del grado de complejidad de la celulitis. Para casos habituales, el promedio oscila entre seis y doce sesiones, cada una de ellas con 48 horas de por medio como mínimo para asegurar la eliminación natural de la grasa trabajada. No obstante, las sesiones se realizan una vez por semana, para evitar posibles riesgos y contraindicaciones.

¿Cuáles son las zonas del cuerpo que trabaja la cavitación?

La celulitis toma lugar de manera más frecuente en algunas zonas del cuerpo como los glúteos, las extremidades inferiores y el abdomen. Ahí es precisamente donde la cavitación muestra sus mejores resultados, aunque también puede ser aplicada en otras áreas del organismo, a excepción del cráneo, la pelvis, el tórax y las articulaciones óseas.

¿Qué contraindicaciones tiene la cavitación ultrasónica?

Cualquier persona, independientemente de su edad, puede disfrutar de los beneficios de la cavitación. No obstante, existen algunos escenarios donde su aplicación no se aconseja. Las mujeres embarazadas o durante la etapa de lactancia materna, las personas diabéticas, epilépticas o hipertensas, quienes presenten herpes, heridas o infecciones cutáneas, granos, espinillas, o con algún tipo de afectación cardiaca, no se les aconseja este procedimiento.

Del mismo modo, es preciso reiterar que la cavitación ultrasónica no es un remedio para adelgazar, si bien sólo muestra sus mejores resultados a la hora de reducir o eliminar los nódulos o cojines de grasa que toman lugar en ciertas zonas del cuerpo, y que no pueden ser eliminados a través de las dietas y los ejercicios.

¿La cavitación es mejor que la liposucción?

Los resultados obtenidos a través de la cavitación, han demostrado ser superiores a la liposucción, por no mencionar que se trata de un procedimiento menos riesgoso, y sin necesidad de atravesar un período postoperatorio. Para colmo, la grasa eliminada no volverá a incidir en el organismo.

¿Qué indicaciones debo seguir tras el tratamiento?

Además de combinar las bondades de la cavitación con una sesión posterior de presoterapia para estimular el drenaje linfático, es recomendable ingerir una cantidad mínima de 2 litros de agua al día, en aras de garantizar la eliminación adecuada de grasas a través de la orina. Del mismo modo, es importante seguir una dieta adecuada para reforzar el tratamiento, enfocada principalmente en el consumo de alimentos hipocalóricos.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest