Ulceras venosas

por | Noviembre 4, 2016
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Ulceras venosas

Las ulceras venosas son una especie de heridas que se suelen producir en las piernas y que cuestan mucho de curar. Estas úlceras se producen cuando las venas no devuelven la sangre al corazón de forma correcta, la sangre se acumula en las venas y si esto no se trata, pueden llegar a producerse úlceras o llagas en las piernas. Además de las úlceras, las personas que presentan estas patologías cuentan también con tobillos con mucho líquido, con la piel de un color más oscuro alrededor de la úlcera y con zonas blancas con manchas rojas.

¿Cómo prevenirlas?

Para prevenir este tipo de úlceras, sería interesante tomar algunas medidas, sobre todo para las personas que se encuentren entre la población de riesgo. Son consideradas personas con riesgo de padecer úlceras venosas aquellas que han tenido varices, que han tenido algún coágulo en la pierna, que padecen hinchazón de piernas, personas de edad avanzadas, personas del sexo femenino, personas que tienen obesidad, personas fumadoras, personas embarazadas o personas que trabajan o permanecen sentadas por mucho tiempo.

Así, sobre todo estas personas, pero también el resto de la población que quiera prevenir las úlceras venosas, deberían de elevar los pies por encima del corazón cuando puedan hacerlo (tumbándose con un cojín, por ejemplo), usar medias compresivas, evitar estar sentados un tiempo excesivamente largo y revisar sus pies buscando grietas o cambios de color.

Además de esto, se debe dejar de fumar inmediatamente, que realizar los estrictos controles si se tiene diabetes, que hacer ejercicio de forma regular, que consumir frutas y verduras, y en general mantener una dieta saludable, que controlar el peso y que mantener controlados también la presión y el colesterol.

Principales tratamientos

Si se quieren tratar úlceras venosas, en primer lugar se realizará un diagnóstico, mediante una correcta exploración vascular. Si realmente se trata de una úlcera, se pondrán en práctica las terapias.

Podemos diferenciar entre terapia etiológica,  que es aquella centrada en suprimir los diferentes factores que entrañan un riesgo puesto que son los que provocan y aumentan la aparición de las úlceras venososas, como el alcohol o el tabaco, en tratar las patologías que pueden provocarlas, como la diabetes, por ejemplo y en llevar a cabo diferentes procedimientos quirúrgicos para eliminarlas.

En segundo lugar se encontrarían las terapias locales, que son aquellas en las que se incluiría el desbridamiento quirúrgico, el tratar la infección luchando contra los microbios o tratando la herida con apósitos bactericidas, el reconducir la necrosis de la pierna en seco, o el revascularizar la pierna con diferentes apósitos u otros productos según el aspecto con el que cuente éste.

Para tratar una úlcera venosa, además, hay que mejorar la circulación de las piernas utilizando vendajes o medias de compresión, poner los pies por encima del corazón, caminar todos los días y tomar los medicamentos indicados para favorecer una correcta cicatrización.

Otras de las terapias, que más bien deberían introducirse en la prevención son una correcta educación sanitaria, el uso de zapatos ortopédicos y el realizar unos cuidados adecuados de los pies y utilizar un buen calzado. Si quieres más información, no te pierdas esta guía monográfica.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest