Hábitos saludables

por | Noviembre 4, 2016
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Hábitos saludables

Aquí te dejamos algunos consejos para llevar a cabo unos buenos hábitos de consumo saludables que nos ayuden a mantener nuestra línea y nuestra salud.

Beber agua

El agua debe ser siempre la alternativa a los refrescos. Este tipo de bebidas están muy azucaradas, y además tienen gas, que no favorece nada a la digestión. Los licores de sobremesa provocan somnolencia y no son recomendables si después tenemos que volver al trabajo.

También es recomendable tomar un vasito de vino en la comida debido a sus cualidades antioxidantes. Según muchos estudios científicos, beber vino con moderación reduce un 50% el riesgo de sufrir infartos, aunque lo mejor es el agua, especialmente en verano, época en la que el cuerpo requiere hidratarse constantemente.

Tentempiés

Para hacer más soportable la espera hasta la hora de comer, tenemos que recurrir a pequeños tentempiés a media mañana. La fruta o los yogures pueden saciar nuestro apetito hasta el mediodía, reduciendo la sensación de hambre y la posibilidad de que nos demos un atracón en la comida.

Elegir restaurante

Si comemos fuera de casa, debemos elegir bien el lugar donde comer. Un restaurante lleno de gente es síntoma de que la comida que sirven es buena, y además garantiza que no se dan platos preparados del día anterior.

Ten en cuenta también la higiene y la limpieza del lugar. En verano especialmente debemos tener mucho cuidado con comer salsas o huevo fuera de casa, porque se corre el riesgo de sufrir gastroenteritis o salmonelosis.

Tampoco te recomendamos comer en aquellos lugares donde los alimentos estén recalentados o que se cocinen con el aceite que se usa para todo tipo de alimentos.

Si un plato caliente se sirve frío es mejor rechazarlo, ya que significa que se ha dejado enfriar al aire, con riesgo de que las bacterias se reproduzcan.

La cena

Cuando comemos fuera de casa, la cena se convierte en una comida esencial ya que podemos introducir los alimentos que faltan durante el resto del día.

La cena siempre será ligera y baja en grasas, aprovechando para tomar sopas y consomés caseros, ensaladas frescas, verduras cocidas, pasta fría y/o pescados blancos.

Un paseo hasta el trabajo

Para los que no puedan disfrutar del placer de una breve siesta tras la comida, una solución es dar un paseo hasta el lugar de trabajo.  Después de comer suele entrarnos una sensación de pesadez y de sueño, por eso, una actividad física ligera como la de caminar contribuye a facilitar en gran medida la digestión.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest