Cara

por | Noviembre 4, 2016
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Cara

El primer paso para evitar el acné es controlar la alimentación.

Por tanto, una dieta sansa y equilibrada es el primer paso para huir del temido acné.

La vitamina C puede ayudar a prevenir infecciones, los alimentos ricos en beta-caroteno, como las frutas y verduras, te ayudarán a mantener una piel sana. La riboflavina y la vitamina B6 pueden reducir el exceso de secreción de grasa y reduce la tendencia de la formación de granos.

Para tratamientos anti-acné, el mineral que más favorece el tratamiento es el zinc. Este mineral está presente en alimentos como las aves, el marisco y la carne magra.

Los alimentos grasos como los fritos y los dulces, chocolates, etc son lo que tienes que evitar para cuidar tu acné.

Evita también las bebidas carbonatadas y sustitúyelas por zumos de fruta que ayudan a desintoxicar tu cuerpo, aportando vitaminas y minerales necesarios para la piel.

Cómo funciona el acné

La población bacteriana irrita la piel y la presión hormonal de la testosterona estimula la glándula sebácea, que segrega grasa excesiva.

El sebo cambia su composición y se convierte en una especie de cera con dificultad para salir al exterior.

Esto provoca que el poro se inflame, por lo que se produce un exceso de queratinización que obstaculiza la salida.

Así es como aparecen los granos y el acné.

Tienen especial aparición en edades tempranas, en la pubertad, debido principalmente a que en estas etapas es cuando se da mayor actividad hormonal en el cuerpo.

El acné es un problema que tiene solución. Suele tratarse de una temporada por la que pasan muchas personas y que poco a poco se va eliminando.

Si tu acné es más agresivo, te recomendamos que acudas a un especialista que te ayudará tratando específicamente tu tipo de piel y los síntomas que lo provocan.

De todas formas, aquí te damos algunos consejos, por ejemplo para tapar un grano utilizando el maquillaje, paso por paso.

Paso 1. Consigue un fluído hidratante oil-free (libre de grasa) y extiéndelo por toda la cara.

Utiliza la yema del dedo para dejar un poco más de este fluido justo encima del grano y déjalo un momento para que se absorba bien.

El propósito de esto es conseguir que el grano tenga una superficie suave y no rugosa, para poder cubrir mejor y disimular los cambios en la piel.

Paso 2. Cubre la superficie del grano con fondo de maquillaje. No utilices antiojeras, ya que normalmente éstos tienen un tono más claro que el color de nuestra piel.

Si pones corrector encima del grano solo conseguirás llamar más la atención sobre él porque les darás luminosidad.

Paso 3. Termina de cubrir el grano con polvos sueltos, si son en tonos amarillos mejor.

Trucos para quitar un grano

Lo fundamental es elegir bien el maquillaje. La clave está en los tonos amarillos, tanto para la base como para los polvos. Esto es importante ya que el 90% de los maquillajes del mercado tienen pigmentos rosas.

Si el grano está en proceso de cicatrización, estará más seco y rugoso. No dudes en utilizar crema hidratante. Lo importante es que la superficie a cubrir esté suave y lo más lisa posible.

Si el grano ha tomado unas dimensiones un tanto grandes y además está rojo….No lo toques!

Haz lo que puedas para taparlo y luego la boca o los ojos de una forma un poco llamativa para que distraiga la atención sobre tu grano.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest