Cómo aplicar el colorete

por | Noviembre 4, 2016
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Colorete

¿Sabes cómo hacer del colorete tu gran aliado en materia de maquillaje? Aquí te damos varias claves para ello.

Cómo aplicar el colorete: 10 claves para hacerlo bien

La textura según tu piel: No todas las fórmulas de colorete funcionan igual en todas las mujeres. Un aspecto importante que determina esto es el tipo de piel de cada una, pues mientras las que tienen pieles normales y secas pueden aprovechar las ventajas del rubor en crema, mousse o fluido, que da un acabado más natural que otros, las que tienen la piel grasa o mixta deben buscar otras alternativas como los coloretes de polvo, ya que los de crema les engrasarían más el cutis.

Tono del colorete: Si la textura del colorete es importante para su éxito en cada caso, también lo es el color. Debe ser armónico con el tono de la piel y se deben evitar los excesos cromáticos, habida cuenta de que corremos el riesgo de parecer payasas.

Mayormente, en materia de colorete se recomiendan los rosas para las rubias y las pieles más claras, los afrutados para las pieles cetrinas y los tostados y marrones para las morenas. No obstante un buen consejo: tu tono perfecto de colorete es el que adoptan tus mejillas cuando te sonrojas o has estado haciendo ejercicio. Además, cuanto más pálida sea tu piel, más claro debe ser tu tono de colorete.

Los coloretes rosas rejuvenecen, suavizan las facciones e iluminan el rostro. Son muy recomendados para el día, y su tono puede aumentar o disminuir en intensidad en dependencia del color de nuestra piel.

Colorete según la forma de tu rostro:  Al aplicar el colorete hay que tener presente la forma de nuestro rostro.

Si tenemos cara alargada debemos aplicarlo horizontalmente, desde el centro de las mejillas, a la altura de las fosas nasales, hasta las sienes, pero difuminándolo de forma ascendente. Por otra parte, si nuestro rostro fuese ovalado o huesudo, el colorete se debe aplicar igualmente en el centro de la mejilla, pero su difuminado debe hacerse de manera circular, para atenuar los rasgos faciales.

Aquellas con cara redonda deben aplicarlo triangularmente, siguiendo una línea imaginaria de las comisuras labiales a la sien, y aplicándolo de la mitad de la mejilla hacia fuera. Por último, las de rostro cuadrado pueden aplicarlo de forma horizontal, tal cual lo deben hacer las de cara alargada.

Brochas profesionales para aplicar el colorete

Usa brochas profesionales. La mayoría de las brochas que se venden junto con los coloretes son demasiado pequeñas, por lo que es mejor utilizar una brocha profesional, que son un poco más grandes.

La forma de aplicarlo es sencilla: sonríe exageradamente, la parte carnosa de la mejilla que se levanta es la zona estratégica donde debes aplicarlo, hasta llegar a la sien.

Si el colorete fuera de crema o gel no necesitaríamos la brocha y podemos auxiliarnos con naturalidad de los dedos.

Cómo aplicarlo correctamente: A tono con lo anterior hay que decir que la forma de aplicar el colorete importa y mucho. No seguir los principios generales puede conllevar a un resultado adverso.

Por tanto, ten presente que el primer toque del producto se debe dar en la parte de arriba del hueso de la mejilla, para que quede con mayor intensidad. De ahí, y sin volver a poner colorete en la brocha, el maquillaje se va difuminando hasta las sienes con movimientos relativamente largos.

Sonríe al aplicar el colorete: Si a partir de lo anterior encuentras difícil hallar el punto exacto donde poner colorete en primer lugar, una técnica infalible es sonreír ligeramente. Allí donde termina la sonrisa y sobresale el bulto de carne facial de los pómulos tendremos ese punto inicial por donde iniciaremos la aplicación.

Cuidado con los excesos: Al aplicar colorete debemos cuidar los excesos. El producto de más que hayamos llevado al rostro podemos quitarlo con la mano apenas lo notemos mientras nos maquillamos, ya que después es más difícil retirarlo. Para prever esto se recomienda actuar con mesura y no aplicar mucho colorete a la vez.

Respeta el orden de aplicación: En el maquillaje el colorete es el último componente a aplicar. Nos lo debemos dar luego de haber terminado de engalanar nuestros ojos y boca, para poder distinguir con mejor claridad qué intensidad es la que debemos llevar a nuestro rostro y de esa forma ser coherentes.

Si queremos que el colorete nos dure bastante porque tenemos una jornada larga y extenuante, es clave que antes de aplicarlo nos pongamos una buena base o primer. Esto permitirá fijar el color, a la vez que potencia la duración y realce del colorete.

Cómo aplicar el colorete

¿Con qué combinar el colorete? Además de las citadas bases, los coloretes cuentan con otros productos aliados para garantizar su éxito y duración. Entre estos tenemos también los polvos traslúcidos, que además de fijar, permiten atenuar el efecto del colorete y corregir los excesos que podamos haber tenido al aplicarlo.

Combina el colorete con el labial y la sombra de los ojos: El colorete debe estar en armonía con el color del labial y otros productos de maquillaje que escogimos para los ojos. Esto es sumamente importante en el color rojo, que puede ser un gran amigo o enemigo.

Para hacer que sea lo primero debemos combinar el colorete rojo con un labial de idéntico color. Con ello daremos luz y jugosidad a nuestra piel, sin importar la edad.

Errores que debemos evitar

Existen una serie de errores comunes a la hora de aplicar el colorete. Aquí te presentamos una lista para que intentes evitarlos:

  • Utilizar coloretes dúo, crema-polvo, que pueden resultar pesados y crear una textura acartonada sobre la cara.
  • Usar matices demasiado brillantes, oscuros o pálidos.
  • Usar un tono de colorete que rivalice con el de tu barra de labios.
  • Aplicar el colorete en una banda horizontal en lugar de vertical sobre las mejillas.
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest