Cuidado de manos y uñas

por | Noviembre 4, 2016
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Cuidado de manos y uñas

Las manos son nuestra tarjeta de presentación ante cualquier persona. La cara se puede maquillar, el pelo se puede alisar o moldear, pero las manos son el testigo directo no sólo de la edad sino del tipo de vida que hacemos.

Las manos pueden mostrar un aspecto cansado, envejecido o desaliñado si no se les protege del uso y desgaste diario y las uñas pueden ser una zona desastrosa si no reciben la atención necesaria.

Debido al poco tiempo de que disponemos para el cuidado de esta parte tan esencial, los laboratorios de cosmética han lanzado en los últimos tiempos tratamientos absolutamente eficaces capaces conseguir con unos minutos cada semana unas manos suaves y aterciopeladas.

Cuidados de las manos

Cuidados para las manos

La palma de la mano es de estructura espesa y resistente, mientras que el dorso tiene una epidermis fina y frágil que cuenta con escasas glándulas sebáceas. Estas características fisiológicas, similares a las del contorno de los ojos, explican su gran fragilidad.

Con la edad pierden elasticidad, disminuye la grasa hipodérmica, se relajan los tejidos y aparecen manchas oscuras. Si no reciben los cuidados necesarios se desecan, deshidratan, y se vuelven ásperas y rugosas, envejeciendo de forma prematura.

La hidratación de las manos es tan importante como la del rostro. Las cremas hidratantes de última generación son de textura ligera y se absorben rápidamente sin dejar el más mínimo rastro de grasa. Además, suelen estar enriquecidas con agentes calmantes y cicatrizantes que actúan como un guante invisible de protección.

Una vez a la semana, antes de la manicura, es recomendable aplicar una capa fina de una crema exfoliante para manos, dejándola reposar unos minutos hasta que el producto se seca ligeramente y frotando luego con suavidad para eliminar las pequeñas células muertas que afloran a la superficie, aclarando más tarde con agua tibia.

La crema de manos debe aplicarse de forma regular todas las mañanas sobre las manos secas, masajeando suavemente hasta que el producto se absorba por completo.

El masaje hay que efectuarlo desde el extremo de los dedos hasta llegar al puño. Antes de aplicar la crema hidratante de manos es necesario que estén bien secas.

Las uñas son una parte de nuestras manos que debemos cuidar y mimar de forma especial para que luzcan.

Cuidados para las uñas

Cuidados para las uñas

– La base es indispensable, incluso bajo un esmalte transparente, para proteger las uñas y fijar la laca.

– El esmalte de uñas no se debe secar jamás al sol, sino sobre un foco de calor, ya que provoca que se levante enseguida y que la base se vuelva amarilla.

– La laca seca en unos minutos, pero no está totalmente adherida hasta pasados 30 minutos.

– Los aceites esenciales, algunos jabones y algunas cremas de manos pueden oscurecer el tono.

– Los largos baños calientes no son buenos para las uñas, ya que deshidratan.

– Después de la segunda capa, pasar el pincel por el borde de cada uña y hacer lo mismo con el fijador.

– Para secar el esmalte instantáneamente, pasar los dedos por el grifo del agua fría unos minutos después de aplicarlo.

– La gama de beige y todos los blancos están en perfecta armonía con las pieles blancas.

– Los tonos burdeos se adaptan mejor a las uñas cortas y cuadradas.

– Los rojos vivos valorizan las pieles muy blancas o las francamente mate.

– Los rosas pálidos favorecen a las pieles mates u oscuras.

– Los tonos nacarados hay que utilizarlos con cuidado porque pueden llamar mucho la atención.

– Si el color desborda en la piel, presionar con un bastoncito de algodón impregnado de desmaquillante justo en la mancha.

– Los tonos muy oscuros deben ir sobre uñas cortas y mejor sobre piel clara. El negro, un color marginal en los esmaltes de uñas, debe reservarse para momentos muy especiales.

Consejos para mejorar el aspecto de manos y uñas

– En las uñas cortas y anchas, los bordes deben dejarse crecer y no limar nunca hasta la carne. La forma debe ser ligeramente ovalada.

– En las uñas triangulares, se deben limar respetando milímetros de borde.

– La forma y el tamaño de las uñas se pueden corregir muy ligeramente con la lima y el esmalte.

– Las uñas redondas se deben limar en óvalo dejando crecer un poco los bordes para aumentar su longitud.

– En las uñas alargadas en forma de almendra se liman respetando la forma del ángulo, es decir ovaladas.

– Las uñas largas rectangulares, se liman rectas, sin apurar los bordes, siguiendo una línea perpendicular al dedo.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest